Cruzando juntos el jardín de oblivion


No era el hombre más valiente, ni el más culto ni honesto, pero sus pensamientos volvían a ser claros y puros como lo fueron no mucho tiempo atrás, cuando su corazón todavía guardaba el ritmo de una vida ahora lejana.

Sus ojos, aún vidriosos por el recuerdo, lograban divisar un nuevo amanecer libre de la niebla que había cubierto su corazón hasta la fecha. Es un nuevo amanecer –se repetía a sí mismo-……….hoy ha vuelto a amanecer.

Ahora sí podría ver cumplida su palabra, dada tiempo atrás, de luchar por un futuro en el que incluso él tenía un lugar reservado y desde donde vería el mundo tal y como siempre lo soñó. Aquella noche había vuelto a soñar con ella………

Durante la madrugada, aún tembloroso y con el corazón palpitando, no dudó un instante en levantarse de un salto para escribir sobre el papel aquello que había sentido. No quería que ni uno solo de los recuerdos que en ese momento le asaltaban la cabeza y el corazón se perdiera en el tiempo y dejaran de existir.

Los primeros rayos de sol le sorprendieron en brazos de su escritorio, con la única compañía de su vieja pluma y sobre un folio en el que descansaba renglones y renglones que no recordaba haber escrito pero si sentido. Hoy volvería a verla….

Su mayor deseo era volver a encontrarse con esos ojos negros que cada noche le mecían hasta llevarle al más profundo y dulce sueño. Esos mismos ojos negros en los que quería ver reflejado un futuro próximo en el que juntos cruzarían de la mano el Jardín de Oblivion en un sueño que duraría una eternidad y del que no despertarían, si ella quisiese, jamás.


Su mirada perdida le delataba y a nadie, amigos o extraños, podía ocultar que algo bueno volvía a ocurrirle en la vida. Quizás, dentro de no mucho tiempo, los más jóvenes de la ciudad oigan bellas y anónimas historias de aquel amor y se pregunten…………..¿Quién fue aquel hombre que tanto amo? 

Adiós al 2013


¡Buenos días amigos!. Es cierto que no me prodigo por mi blog como a mi me gustaría y no es menos cierto que no es la primera vez que comento algo así. Me gustaría que el próximo año fuese más prolífico en todo pero son tantas veces las que me he juramentado para hacer algo parecido que ya no se si tiene sentido seguir mintiéndome a mi mismo.

Esta será, salvo sorpresa de muy última hora, la última entrada del año 2013. El año que esta a punto de dejarnos ha sido tremendamente intenso y lo ha sido en todos los sentidos. No se si quiero que el 2014 me depare algo parecido a lo vivido hasta el momento. Quizás lo mejor sea esperar a ver que me depara el futuro y confiar en que mi vida tome una dirección distinta que me permita volver a coger aire.

Hasta entonces se que puedo contar con todos vosotros. Aquellos que siempre estáis a mi lado pese a las discusiones y malas miradas. Si no fuera por vosotros andaría aun mas perdido de lo que estoy.Es por este motivo por el cual quiero desearos una feliz salida y entrada de año y que podáis ver realizados todos vuestros sueños y objetivos marcados para este año que comienza. Brindo a vuestro salud y os mando a todos un fuerte abrazo.



Hombres, mujeres y viceversa


Creo haber acertado con el titulo de este post pues, si bien es cierto que no tiene nada que ver con el infame programa de Telecinco, no es menos cierto que su incomprensible popularidad en las redes me va a permitir promocionar mi entrada. En realidad, mi propósito pretende ser mas elevado y centrarse en un tema sobre el cual deseaba escribir y que, por alguna razón, jamás llegué a dar forma: Las diferencias entre hombres y mujeres. Ambos creados para entenderse y, paradójicamente, derrotados en el intento. 

No seré yo quien pretenda aportar luz a la humanidad pero si mostrar mi opinión que, ya os adelanto, acabará por convertirse en un homenaje al sexo femenino pues, si alguien ha salido derrotado en la histórica lucha de sexos, esas sois las mujeres. Ninguna de vosotras lo tiene fácil en la vida y, por el contrario, nosotros los hombres hemos dado forma al mundo que nos rodea a nuestra imagen y semejanza y, naturalmente, ahora campamos a nuestras anchas por el. No os ocurre lo mismo a vosotras. Lo lamento.  


Y para llegar a esta conclusión no he tenido mas necesidad que la de mirarme a mi mismo para darme cuenta de todo ello. Mi condición masculina me permite salir a buscar trabajo con mayores garantías de éxito que cualquiera de vosotras, obtener una remuneración superior a la que una mujer obtendría por el mismo puesto, ser tenido más en consideración que muchas de vosotras...etc. En definitiva, tener mas oportunidades de éxito en la vida.

Frente a eso, la mujer ha vivido y vive aún, sometida a las normas y reglas dictadas por el hombre, condenadas a llevar una vida de esclavitud y servidumbre que, en el mejor de los casos la obliga a ser limpiadora, criadora de hijos, cocinera, amante, cuidadora,  enfermera, psicóloga y cualquier otra cosa que necesite la familia. Nosotros, por el contrario, entramos y salimos de casa cuando queremos, si dejamos embarazada a una mujer salimos corriendo y escurrimos el "bulto", si conquistamos a tres mujeres o mas somos unos machotes...etcétera.

En Occidente, en el primer mundo, la situación vivida por las mujeres es diferente a las de Asia o África pero tampoco puede dar pie a muestras de satisfacción. Aún hay numerosas empresas que apenas incorporan a mujeres en puestos de responsabilidad y son pocos los partidos políticos o sistemas electorales que obliguen a la confección de listas paritarias que faciliten a la mujer su entrada en las instituciones representativas del Estado.
  
   
Mi intuición me dice que la lucha que comenzaron en el siglo XIX las mujeres sufragistas continuará durante siglos hasta alcanzar la igualdad real. Esta parece ser una lucha eterna. Son muchas las metas a las que, entre todos, hemos llegado, pero siempre se abren nuevos objetivos por conquistar. Mi mas sincero homenaje a todas aquellas mujeres que luchan por su sueño, en especial a aquellas que aceptan sacrificios por sus hijos para verlos salir  adelante y, en muchas ocasiones, no reciben agradecimiento alguno.

La verdad y la razón


Dice un dicho que donde hay tres españoles hay cuatro opiniones y creo sinceramente que pocas frases definen mejor el “alma” de nosotros los españoles que, como buenos latinos que somos, nos encanta una buena discusión y más aún si esta gira en torno a una de nuestras grandes pasiones, el futbol. No creo ser poseedor de la verdad pero si de la razón (conceptos que no tiene por qué ir de la mano) motivo por el cual me he decidido a escribir en esta tribuna mi punto de vista sobre una de mis pasiones, el futbol y el Real Madrid C.F. Se trata del momento propicio pues la temporada 2012-2013 está a punto de finalizar y apenas han transcurrido unas pocas horas desde que D. Florentino Pérez, concediera una entrevista al programa “El larguero” de la cadena SER.


Parto de una premisa que me parece fundamental. Soy uno de esos madridistas (mayoría o minoría, poco me importa) que consideran la marcha de José Mourinho una muy mala noticia. No me considero ni más madridista ni menos que cualquiera de vosotros por pensar de esta manera pero tengo la convicción de que un club “top” como es el nuestro, debe tener un entrenador “top” y nadie puede dudar de que el portugués reúne todas las características (carácter, personalidad, currículum, autoridad, conocimientos, experiencia……etcétera) para dirigir uno de esos clubes. Son muchas las cosas de él que no apruebo pero debo reconocer que durante estos tres años ha marcado un sello al equipo que consideraba de confianza y, mucho me temo, que voy a echar de menos.

Sin embargo, una vez más (y son muchas ya a lo largo de la dilatada historia de este club) el entrenador vuelve a salir de mala manera y por la puerta trasera. ¿Quiénes son los responsables de esta situación? Esta es la gran pregunta  que se debe hacer el madridismo en estos momentos y urge encontrar de una vez por todas la respuesta. 

Miguel de Unamuno acuñó el término intrahistoria para referirse a la vida tradicional que sirve de "decorado" a la historia más visible. En otras palabras, el genio bilbaíno presentaba la historia oficial ofrecida por los titulares de prensa, en oposición a la intrahistoria que englobaba  todo aquello que ocurría pero no publicaban los periódicos.

El Real Madrid también tiene su intrahistoria. Todos conocemos la historia oficial, escrita, naturalmente, por los vencedores, según la cual, un portugués malvado arribó tres años atrás con el único interés de dañar la imagen de este club , llevarse un buen dinero  y hacerlo a costa de jugadores inmortales y valedores del más puro espíritu madridista. Esos mismos jugadores que son estandarte del club y defienden a este equipo sin mácula alguna. Es a ellos a quien debemos agradecer la grandeza de este club mientras que el pérfido Mourinho y sus acólitos han mancillado el buen nombre de este club de 111 años de historia. Esta infamia ya ha llegado a su fin. Todo vuelve a su ser y se ha recuperado el “señorío”.

¿Pero que dice la intrahistoria de lo sucedido? Eso poca gente lo sabe y quizás tarden muchos años, décadas incluso, en saberse.  Y entre aquellos que no saben lo que realmente ocurrió estoy yo, motivo por el cual, recalco que esta es únicamente mi opinión, que quizás no sea la verdad pero sí creo que me da la razón.

Johan Cruyf acuñó un término futbolístico importantísimo que puede ayudar a explicar parte de lo sucedido a este club en el último año y a lo largo de su historia más reciente: el entorno. El entorno en el Real Madrid es gigantesco y, por tanto, engloba a demasiadas personas y agentes. Aquí todo el mundo tiene una opinión, legitima por supuesto, pero existen muchos interés creados en que al club más importante de la historia jamás llegue la estabilidad y el sosiego que se necesita para llevar a buen cauce un “proyecto deportivo” y me estoy refiriendo a la prensa deportiva.


Cada noche los catedráticos del fútbol (como decía el expresidente Lorenzo Sanz) “pontifican” sobre lo sucedido a lo largo del día con los jugadores del R. Madrid, como han entrenado, que han hecho, que han comido, que han dicho. Cada movimiento y cada gesto son analizados al detalle y sometidos al más severo de los juicios. El propio Presidente Florentino Pérez (y yo lo secundo) afirmó en esta pasada entrevista radiofónica que la Prensa pretende tener un grado de influencia mayor del que le corresponde. Para colmo, no son pocos los periodistas que tienen “hilo directo” con los jugadores, los cuales ayudan con su actitud a hacer pedazos la máxima de todo deportista de equipo, según la cual, lo que pasa en el vestuario, se queda en el vestuario y todo esto coadyuva con el segundo elemento al que quiero hacer referencia: los jugadores de la plantilla. Esos mismos que han sido elevados a los altares y catalogados de “santos”, victimas del portugués y que habiendo recibido las iras del entrenador han sido elevados a la categoría de mártires.

Nada de esto me parece verosímil. En un vestuario debe haber, por encima de todo, un entrenador que conserve el principio de autoridad intacto y poco productivo es para un club que existen “vacas sagradas” que fortalecidas por el respaldo mediático tergiversen ese principio de autoridad y perjudiquen la labor del entrenador. Esto ha ocurrido en numerosísimas ocasiones y ha dado pie a otro conocido término, el de “autogestión”.

El caso más paradigmático es conocido por todos vosotros. La rebelión de Iker casillas y Sergio Ramos ha enfurecido al madridismo, ya sea en un sentido o en otro y es aquí, y ya voy finalizando, donde quiero mostrar mi punto de vista más radical y severo. La marcha de Iker Casillas y Sergi Ramos es inevitable para la buena marcha del equipo y del propio club. Expreso esta idea con el corazón encogido, sabiendo que su marcha dañaría deportivamente al club y emocionalmente a todos los seguidores (entre los que me incluyo), pero en este mismo momento la presencia de estos dos jugadores en el vestuario supone una bomba de relojería a punto de estallar en la cara del próximo entrenador.

Desconozco quien ocupará el banquillo de Chamartín la próxima temporada pero, sea quien sea este, nada más entrar en el vestuario tendrá que verse obligado a ver como estos dos jugadores a los que hago referencia se levanten y le digan a la cara:

-          ¡Sr entrenador, cuidado con nosotros, porque hemos sido capaces de echar al mejor entrenador del mundo!

Y no les faltará razón. Y cuando eso ocurra volveremos a la misma situación que venimos repitiendo desde hace años, desde que a la “Quinta del buitre” se la acusaba de imponer su ley en el vestuario y en el terreno de juego. Y mientras esto ocurre en la capital, en la ciudad Condal, nuestro máximo rival deportivo (que no enemigo) podrá observar con regocijo y satisfacción como en Madrid iniciamos una “Guerra civil” entre los madridistas por ver quién tiene razón. Impensable que esto ocurra en Catalunya, donde el F.C Barcelona es mimado hasta la saciedad por ser “más que un club” al representar a una “nación”. Aquel que osa criticar al Barça comete delito de “lesa patria” mientras que aquí la libertad de expresión permite crispar los ánimos y mantener en tensión al club en todo momento. Esa no es la mejor manera de encauzar un proyecto deportivo a largo plazo que nos permita revalidar ese título honorifico de mejor club del siglo.




23 de Abril: día del libro


Durante la jornada de hoy se celebra el día del libro. Excelente idea la de dedicar una fecha a tan importante invento de la humanidad, y más acertado aún el fijarla para el aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes, autor del relato más grande escrito jamás en nuestra lengua. Pero da la impresión, a primera vista, que es el único momento a lo largo del año en el que podemos o debemos abrir un libro y empezar a leer. Nada más lejos de la realidad. Las ventas de libros durante estas fechas se disparan y, sin embargo,  ¿no creéis que cualquier día es bueno para regalar uno de ellos o abrir las tapas de uno cualquiera y dar inicio a su lectura?. 

Durante mi infancia más temprana y, posteriormente, durante la adolescencia se decía de los españoles que eramos ciudadanos con muchos libros en casa y, paradójicamente, ninguno los habíamos leído. Afortunadamente esto parece estar cambiando durante los últimos tiempos y estamos dejando a un lado esta práctica desgraciadamente tan habitual nuestra de conceder a los libros un valor meramente decorativo. 

dadsasd

A lo largo de mi vida he pasado diversas fases en relación a mis hábitos de lectura. Durante mi más tierna infancia, supongo que coincidiendo con el descubrimiento de tal habilidad, comencé a devorar libros, pero como tantos otros niños decidí que era más práctico y divertido para mi edad empezar a dar patadas a un balón. 

Todo esto acabó a raíz de una conversación con un viejo amigo. Aún recuerdo como me miraba extrañado y con las manos en la cabeza cuando le confesé inocentemente que yo era uno de los poquísimos españoles que no había leído "El Código Da Vinci" del norteamericano Dan Brown. Durante aquella época se vivía a nivel mundial una autentica fiebre por este libro. En todos lados, mercados, paradas de autobús, vagones de metro e incluso gimnasios (verídico) podías ver a gente leyendo o hablando sobre él. 

Si pasamos por alto que Dan Brown es a la literatura lo mismo que yo al mundo de la mecánica del automóvil, debemos reconocer que este tipo de éxitos editoriales (mediáticos en muchos casos) prestan un gran servicio al mundo de la cultura. Su aparición permite "atrapar" a millones de lectores e introducirles en los sanos hábitos de lectura. Me paro a pensar por un momento cuantos jóvenes se aficionaron a leer tras conocer "El Señor de los anillos".   

        
Regresé a casa estupefacto y recriminándome a mi mismo como era posible que me hubiese abandonado a la ignorancia mientras millones de personas se "ilustraban" con las aventuras de Robert Langdom por los pasillos del Museo del Louvre. Rápidamente me percaté que algo no terminaba de cuadrar en aquella historia. 


- Un momento - me dije - ¿Acaso toda esta gente que ha leído este famoso libro......se habrán leído el Quijote?


Esta sencilla reflexión me permitió darme cuenta de que no era ningún tipo de ignorante y que antes que leer ese tipo de libros debía prestar más atención a otro tipo de obras como son los clásicos de la literatura. Por este tipo de libros si que alguien debería llevarse las manos a la cabeza por no haberlo leído. 

Desde entonces, comencé una carrera casi frenética por leer las grandes obras de la literatura universal. Y mientras leo paginas de cualquiera de esas viejas e inmortales obras cobra fuerza una frase de mi abuelo Ángel en la que decía: ¡Todo esto hace mucho tiempo que esta inventado!. Que gran razón tenia. Si te disponer a leer, por ejemplo, El Conde de Montecristo de Alexandre Dumas, puedes darte cuenta de que ya mucho antes de nacer Dan Brown había gente que imaginaba y daba vida a historias frenéticas en las que se mezclaban venganza, odio, misterio y todo aquello que ha acompañado al hombre desde su aparición.

Otra hora más para salvar el planeta


Una año más, los habitantes de este planeta hemos sido llamados para secundar una campaña que se remonta tiempo atrás  El próximo sábado 23 de mayo de 2013, se vuelve a reeditar la hora del planeta, una campaña que promueve, desde hace siete años, que todas las ciudades del mundo apaguen las luces de sus edificios y monumentos más emblemáticos. Tu también puedes unirte a esta noble causa que pretende proteger el planeta de la contaminación lumínica y preservarla del derroche energético al que estamos
sometiendo al planeta.  


Siguiendo la celebre expresión "piensa globalmente, actúa localmente", tú puedes unirte a millones de personas como yo y apagar todos los aparatos eléctricos de tu domicilio durante una hora mágica. De 20:30 PM a 21:30 PM nuestras ciudades deben estar a oscuras como símbolo de lucha y respeto por nuestro único planeta.

No se trata de retroceder siglos atrás en el desarrollo de la humanidad, pero si llevar a cabo una forma de vida más respetuosa con lo que nos rodea y promover su preservación para generaciones futuras.     

Pero aún puedes hacer más si lo deseas. Algunos creen que en tan corto espacio de tiempo se puede salvar el planeta. Una medida que tan solo apacigua las conciencias y echa tierra sobre un problema global como es el déficit de energía y el cambio climático al que va unido. ¿Llegará un día en el que dediquemos 24 horas a tal propósito?. Por este motivo, paso a reeditar una antigua entrada en mi blog que, pese a haber sido publicada hace unos dos años, sigue estando de plena actualidad.


La solución al problema energético y sus derivaciones parecen sencillas pero de difícil aplicación. Las energías renovables deberían ser el futuro por limpias, inagotables y relativamente económicas pero a día de hoy son aún proyectos.

El porcentaje atribuible a este tipo de energías es aún muy escaso (aunque crece año tras año) y está por ver si su crecimiento será capaz de cubrir las necesidades energéticas de un planeta que, pronto doblará su consumo en recursos.

Esta energía verde no está, en estos momentos, capacitada para satisfacer las demandas energéticas de una población mundial que supera los 6.000 millones de almas y que aún espera a que dos grandes potencias emergentes como la India y China, comiencen a fagocitar recursos a pleno rendimiento.

Solo la energía nuclear parece dar respuesta a corto y medio plazo a todos estos quebraderos de cabeza pero los problemas derivados de su consumo son evidentes, siendo un clarísimo ejemplo lo ocurrido en Japón. 


Por tanto....¿que hacer?, ¿Como actuar?. Si bien es cierto que el problema definitivo parece estar aún lejos de presentarse ante nosotros no es menos cierto que en nuestras manos está la capacidad de cambiar la situación. Piensa globalmente, actúa localmente. Esta frase encierra un sinfín de posibilidades y si es así...¿porque limitarnos a una simple hora?

Tenemos más poder del que creemos

1. Aprovecha la luz natural y utiliza bombillas de bajo consumo. Si durante  esa simple hora, todos los hogares de nuestro país hubiesen sustituido una bombilla de 60W por otra fluorescente de 11W habríamos evitado la emisión de más de 170.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, ahorrando casi 22 millones de euros sólo en la factura de la luz.......¡¡En una sola hora!!

2. Utiliza el transporte público y coge el coche lo menos posible. El coche es símbolo de independencia y progreso pero es la mayor fuente de contaminación y ruido de la ciudad. El transporte público llega a consumir por pasajero y por kilómetro recorrido hasta seis veces menos energía que un turismo convencional.

3. Elige electrodomésticos de clase energética A. Partiendo de iguales prestaciones, consumen un 70% menos energía que otro de clase G.

4. Regula la temperatura del agua caliente y los equipos de climatización.
Calefacción y agua caliente suponen la mayor parte de la energía consumida en una vivienda, el 66%. Temperaturas en torno a 20ºC para calefacción; 25ºC para el aire acondicionado y 35ºC para el agua caliente de la ducha. Cada grado de más incrementa el consumo de energía en un 7%, todo un derroche.

5. Desconecta los aparatos eléctricos que no uses. El modo stand-by,consume energía, aunque no los estés utilizando. Este consumo ‘fantasma’ puede parecer pequeño, pero al cabo del año supone un gran derroche.
 
6. Separa de la basura los materiales que puedan ser reciclados. Los porcentajes de reciclado en muchos municipios son aun escasos. ¿sabias que el 65% de todo lo que va a parar a las basuras de las casas se puede reciclar?
 
7. Al comprar un coche consulta la etiqueta de emisiones de CO2. Y recuerda que un diésel gasta menos pero no tienen porque contaminar menos. Los vehículos híbridos son el futuro. Piénsalo a la hora de cambiar de coche.

Semana de la mujer trabajadora


Como todos los años, por estas fechas, da comienzo la celebración de la semana internacional de la mujer trabajadora. Lo que en un primer momento fue un día de celebración y reivindicación, el 8 de marzo, ha dado paso a toda una semana conmemorativa de tan importante fecha. En Coslada, precisamente, los actos conmemorativos darán comienzo hoy día cuatro y finalizarán el próximo domingo día ocho con la marcha por la igualdad que unirá a hombres y mujeres en defensa de tan elemental derecho. Yo mismo me quiero unir a la celebración de tan importante fecha y no solo siendo partícipe de los actos organizados en la Comunidad de Madrid sino también desde esta misma tribuna haciendo una encendida defensa y homenaje a los hombres y mujeres que participaron el 3 de marzo de 1913 en la marcha en favor del sufragio femenino que tuvo lugar en la capital de Estados Unidos, Washington.


Puede que a algunos de vosotros (permitirme que os tutee) les sorprenda que, en el país más libre y democrático de la faz de la tierra, no estuviera garantizado el voto femenino a comienzos del siglo XX, pero en verdad fue así. Nada debe sorprendernos en ese gran país lleno de contrastes. A nuestra memoria acude la defensa de los derechos civiles liderada por personalidades tan notables como Martin Luther King, y estamos hablando de los años 60, medio siglo después de los acontecimientos a los que quiero hacer referencia.

No fueron pocos los grupos organizados que lucharon en todos los ámbitos por garantizar el derecho de sufragio a las mujeres. Su lucha siempre dio un desigual resultado. New Jersey, por ejemplo, aprobó en 1776 el derecho de sufragio universal de manera "accidental" al redactar en su leyes el término "personas" en lugar de "hombres". Naturalmente el texto legal fue corregido de inmediato y los anhelos femeninos por acudir a las urnas de manera igualitaria a las de los hombres quedo eliminada de raíz. 

En 1913, dos importantes activistas en favor del sufragio femenino, Alice Paul y Lucy Burns, miembros de la Asociación Nacional Americana por el Sufragio Femenino, organizaron una marcha hacia Washington tan solo un día antes de que el nuevo inquilino de la casa Blanca, Woodrow Wilson, tomase juramento. Esta convocatoria pretendía que el nuevo presidente de los Estados Unidos aprobase tal derecho. 

Los esfuerzos de estas dos valientes mujeres, junto a las mas de 6000 participantes fueron infructuosos  La marcha fue ridiculizada y hostigada por miles de hombres que acudían a la toma de posesión del nuevo Presidente.


Mas de 100 mujeres tuvieron que ser hospitalizadas aquel día y la marcha no lograría sus objetivos finales hasta 1920 cuando quedo aprobada la decimonovena enmienda que garantizaba el sufragio femenino. Aquellas mujeres habrían vivido con alegría y satisfacción la aprobación de esa enmienda pero, con toda probabilidad, no hubiesen imaginado que la antorcha que ellas encendieron sería tomada por otras mujeres en otras partes del mundo. En 1931, nuestro país se sumó al club de naciones que garantizaban el sufragio universal. Pero la lucha de las mujeres no acababa ahí. Ellas (y nosotros) tenemos muchos motivos aún para salir a la calle y defender una igualdad real que aún está por llegar. La brecha salarial que existe todavía en muchos países (entre ellos el nuestro) es un motivo mas que suficiente para involucrarse en esta lucha.

¿ Monarquía o República?


Parece que en estos últimos tiempos y más concretamente con la llegada de la crisis, ha vuelto a surgir un debate que muchos creían ya olvidado: ¿Monarquía o República?.

Es evidente que se trata de un tema que levanta pasiones e incendia las redes sociales pero que debe ser tratado con frialdad y la cabeza templada y este no parece el mejor momento para ello, cuando seis millones de compatriotas se encuentran desempleados y no dejan de surgir escándalos de corrupción que afectan a los principales partidos políticos de este país. Pero no por eso debe ser tratado como un tema tabú. Da la impresión que en este país existen lineas que son infranqueables y no pueden ser ni mencionadas y nada de eso es cierto. En política y más aún en Democracia todo es susceptible de ser debatido y la Monarquía no puede ser una excepción a la regla. 


Seremos liberales, socialdemócratas, comunistas, socialistas, democristianos.....pero por encima de eso debemos ser demócratas y un demócrata que se jacte de serlo no puede negarse nunca al dialogo y al debate sobre cualquier tema. 

Hay un dicho en este país que dice: - "Donde hay tres españoles hay cuatro opiniones" de manera que aprovecho vuestra atención para opinar sobre este tema. Lo lógico es que todos los cargos políticos del Estado - y la Jefatura del Estado lo es - deban ser elegidos por sufragio universal. Creo que esta es una idea lógica para cualquier demócrata. La monarquía como institución hereditaria es, por tanto, anacrónica con los tiempos que corren. 

Peor igualmente creo que en política hay que ser pragmático ....¿El sistema actual funciona más o menos?. Creo que la respuesta es, al menos desde mi punto de vista, afirmativa. Si es así  mejor no cambiemos nada. Y creo que esta respuesta no me hace monárquico  Yo , como ya he dicho con anterioridad, entiendo que la forma de Gobierno lógica es la República,  es decir,  aquella en la que todos los cargos del Estado son elegidos mediante sufragio universal, pero si llevamos hasta las últimas consecuencias esta máxima podemos encontrarnos con más de un problema político difícil de solucionar.

No significa esto que la institución monárquica deba permanecer inalterable con el paso de los tiempos. Nada mas lejos de la realidad. Del mismo modo que los partidos políticos, los ciudadanos o las Constituciones cambian con el paso del tiempo, la Monarquía también debe hacerlo y adecuarse a los tiempos que corren 

Mayor control sobre la asignación que la corona recibe de los presupuestos, eliminación de  la preferencia del varón sobre la mujer a la hora de reinar.... etcétera. No me creo poseedor de la verdad absoluta de manera que estoy dispuesto a rectificar en caso de recibir una buena argumentación. 

Se que hay muchos republicanos convencidos que creen tener no centenares sino miles de razones para abolir la Monarquía y establecer una República pero con toda seguridad habrá muchos otros ciudadanos que tengan más razones aún para rebatirles. Ese es el debate al que yo hago referencia.